Sonríe, es gratis :)

¿Y por qué hablar ahora de este tema? Antes que nada, dos eventos de estas últimas semanas. Primero, estoy suscrita a la revista Familia & Cultura de la IFFD, que me ayuda en la educación de mi familia y a mejorar cosas en mi casa. En la portada de la edición de este trimestre se lee “El arte de la sonrisa”. Segundo, escribí un WhatsApp a una amiga para que me recomendase un libro para relajarme y me mandó (vía cartera de mi hija Pepa) La sonrisa de las mujeres, de Nicaolas Barreau. La crítica dice que este libro está enamorando a Europa y que se ha convertido en un fenómeno editorial en Italia y Alemania. Ya os contaré.

En fin, que después de estos pequeños episodios me he decidido a escribir sobre este tema, la sonrisa.

Algunas veces nos encontramos en sitios públicos frases como “Sonría, por favor”. Y yo me pregunto qué está pasando para que nos tengan que recordar que tenemos que sonreír.

Los que me habéis oído alguna vez sabéis que la mejora de mi hija Pepa era sonreír. A medida que iba creciendo la melliza de Pepe nos íbamos dando cuenta de que era una chica seria. Pero siempre es más agradable estar al lado de una persona que sonríe. Así que entre toda la familia decidimos que la mejora de Pepa sería sonreír. Cuando nos cruzábamos en medio del pasillo y la veíamos, simplemente sonreíamos exageradamente y ella sabía que debía sonreír. A día de hoy os tengo que decir que tiene una sonrisa preciosa… y no es amor de madre. Alguna mamá del colegio me lo ha comentado, y también algún follower por privado. Pues os tengo que decir que Pepa no nació con la sonrisa en la boca y ahora sonríe a menudo. Se puede trabajar la sonrisa de cualquier hijo nuestro (y es muy recomendable).

He leído en la prensa que existen talleres de risoterapia. Los músculos faciales se tienen que relajar y qué mejor manera que reírse con tus amigas. Distender los músculos de la cara es conveniente, sino te saldrán más arrugas. Aunque tengo que deciros que la arruga a cierta edad me parece bella. Mi padre cuando era pequeña y me veía enfadada me decía “si te enfadas tienes dos problemas: enfadarte y desenfadarte. Y deja de arrugar el ceño que no te embellece nada…”.

Qué fácil es sonreír y cuánto nos puede llegar a costar. A  veces nos tenemos que esforzar por hacer buena cara ante una situación o una persona que nos carga, cuando estamos pasando un mal momento e incluso estás llorando por dentro, pero sabes que ahora delante de tu hijo debes sonreír…

Parece ser que la sonrisa es, después de la razón, lo que más distingue al hombre del animal. Y copio del artículo que os he comentado lo que dijo el filósofo alemán Emmanuel Kant:

“Como el camino está sembrado de espinas, Dios le ha dado al hombre tres dones: la sonrisa, el sueño y la esperanza”.

Cuando estamos pasando algún mal momento es bueno quedar con algún amig@ que te escuche, que te haga ver el lado positivo, pues de los grandes problemas salen las grandes oportunidades. Tengo una amiga que siempre que quedamos juntas me dice “Rosa, me encanta estar junto a ti, desprendes mucha energía positiva”.

Pues que sepáis que este mes me he propuesto sonreír. Va a ser mi lucha personal diaria. Pero que sea una sonrisa que sale del corazón, nada de postureo. La cara es el reflejo de tu alma y la sonrisa es lo que más abarca. A ver si mis followers que me siguen y me ven a diario en Instagram pueden comprobar que cumplo mi propósito.

Me gustó leer que en una ocasión invitaron a la Madre Teresa de Calcuta a una convención de empresarios americanos y le preguntaron “¿Qué podría hacer yo con mis empleados en momentos de conflicto o crispación?”. La respuesta fue tan simple como sabia: “simplemente sonría”.

Esta respuesta viene muy bien trasladada a mi familia y a mi hogar. ¿Qué puedo hacer yo con mis hijos en momentos de…? “Simplemente sonría”, pensaré.

Me encanta estar con mis hijos en estas tertulias que se alargan alrededor de la mesa después de cenar, riéndonos en familia.

Sonreír es gratis, alarga la vida y da buena calidad de vida. Me encanta ver a mis tías de más de 90 años que se ríen por todo y no se quejan. Incluso mis hijos me lo comentan. Qué alegría llegar a estas edades y saber reír de los pequeños regalos que te da la vida cada día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Familiarmente

Ser y vivir en clave de familia

Rosa妳的秘訣是什麼?

如何能幸福的擁有1、2、3個......孩子

Rosa, What's Your Secret?

Raising a Large Family with Love

A %d blogueros les gusta esto: