Año nuevo, lucha nueva

La verdad es que a mí no me gustaba nada escribir y cuando tenía que hacer una redacción para los deberes del colegio era lo peor, pues no se me daba bien y suspendía… Y ahora me veis aquí intentando escribir un post cada mes. Gracias por vuestros ánimos y vuestro interés por el blog, pues si no fuera por vosotros esto no saldría adelante. Aludiendo a mi anterior post, “sí se puede”.

Como os conté por Instagram, me he retirado tres días para meditar, pensar y hacer un poco de evaluación de mi vida. ¿A dónde quiero llegar? ¿Qué me mueve cada mañana y me impulsa levantarme de la cama? Sí, son preguntas que nos tenemos que hacer. ¿Vale la pena vivir? ¿Y luchar todos juntos en familia por hacer un mundo mejor? Hemos sido creados para amar: a tu marido, pareja, hijos, familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos, los que nos cruzamos por la calle cada mañana al ir al trabajo…

Cada día por la mañana, cuando salgo de mi casa y voy a comprar el pan con el hijo que le toca, me encuentro con mis amigas que limpian el mismo trozo de calle a diario. Una con la escoba con bastante garbo y otra dentro del coche aspirador. Todas vamos con prisas a primera hora de la mañana, el frío aprieta y a veces incluso está aún oscuro. Pero sonreír,  saludar y comentar algo agradable cuesta muy poco. El día que no me cruzo con ellas las encuentro a faltar. Ya forman parte de mi rutina diaria.

Año nuevo, lucha nueva. Cogiendo papel y lápiz. A veces cuesta pararse a pensar y desconectar de todo. He leído el post del año pasado y me he examinado si he cumplido con mis propósitos. Unos los he conseguido, otros a medias y otros nada de nada. Bueno, pues uno al hacer evaluación ve que tiene que luchar para mejorar y así también hacer más agradable la vida a los que te rodean. Lo suelo compartir con mis hijos pues así ellos me ayudan en el día a día.

“Mamá, no repitas más de pastel que si no tu régimen…” son muy exigentes y no me dejan pasar ni una. Cada uno tiene sus defectos y sus debilidades. Pero no es excusa decir “es que soy así”. A mis hijos les digo que hay que saber cambiar, o al menos intentarlo, que es difícil estar al lado de alguien que no intenta corregir sus defectos. Ya sabréis que todos en la familia tenemos una mejora, tanto mis hijos como yo. Hacemos coaching familiar y nos funciona bastante bien. Aunque a veces nuestro orgullo nos hace enfadarnos, pues a nadie le gusta que le digan a la cara lo que hace mal.

El año pasado me propuse escribir un post al mes y sí he cumplido. También me propuse ir a varios países por todo el mundo y lo conseguí. Voy a continuar este año y la verdad es que la agenda ya la tengo bastante llena: Corea, Líbano, Costa Rica, Londres…

El tema de comer es mi debilidad, por lo que adelgazar un kg al mes creo que no lo he conseguido. Me encanta comer en familia, con amigos, probar comidas exóticas… Y no voy a hacer el ridículo diciendo que yo solo como una hoja de lechuga. Pero voy a seguir luchando pues mis hijos se merecen una mamá en forma.

Sobre el tiempo que dedico a mis hijos creo que tendría que mejorar la calidad, mirarles a los ojos y no hacer varias cosas a la vez. Alguna vez Lolita me ha movido la cabeza para que le mire y escuche y no haga otras cosas. En la cocina diaria también me he de esmerar más, pues a veces los menús son siempre los mismos. Tengo que desarrollar más mi imaginación y creatividad. El jugar a pádel una vez a la semana lo necesito y libero toda la energía negativa que corre por mis venas. Me encanta y disfruto mucho.

Lo de mimar a mis amigas cada semana con una, a veces es difícil, pero ahí estamos luchando. Estoy leyendo menos de lo que quisiera y tengo una buena pila de libros en el salón esperándome. Intento sentarme con mis hijos cada día un rato.

Al propósito de sonreír voy a añadir mirar a los ojos y empatizar con la persona que tengo delante de mí, pues soy algo nerviosa y un poco hiperactiva y el pararme a veces me cuesta. Pero lo voy a luchar. Voy a dar más abrazos pues las personas necesitamos sentir el cariño de los demás, no solo de palabra sino también físicamente. A veces soy un poco fría y mis hijos necesitan de este calor humano.

Ya para finalizar no quiero olvidar de continuar mis ratos diarios junto a Dios. El día que me he liado y no me he parado a estar a solas con Él me encuentro como si me faltara algo… Cada noche quiero pararme a pensar qué he hecho bien en el día de hoy, qué he hecho mal para pedir perdón si he ofendido a alguien y pensar qué puedo hacer mejor mañana.

Año nuevo, lucha nueva.

Anuncios

2 comentarios sobre “Año nuevo, lucha nueva

Agrega el tuyo

  1. Excelentw Rosa !! Gracias por abrir tu corazon!!! No es facil el vivir el cada dia , reconocer ntras debilidades y tratar de cambiarlas!!! Pero se lo puede lograr aunque sea dando pequeños pasos diarios y amando mucho !!! Josefina desde argentina.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Familiarmente

Ser y vivir en clave de familia

Rosa妳的秘訣是什麼?

如何能幸福的擁有1、2、3個......孩子

Rosa, What's Your Secret?

Raising a Large Family with Love

A %d blogueros les gusta esto: