La vuelta al cole y el síndrome postvacacional

Los niños ya han empezado el colegio y la universidad. Se acabaron los días de correr por el campo y sentir el aire fresco de la montaña. ¡¡Vivir entre cuatro paredes en un piso no es tarea fácil!! Vuelve el horario, las rutinas de cada día: despertarse a hora fija, doblar el pijama, hacerse la cama, desayuno, hacerse el bocata y deprisa al cole sin dejarte nada en casa (la bolsa de deporte, por ejemplo). Unos andan 35 minutos todos los días y otros van en transporte público. Pero Tere este curso ha optado por ir en bici a la universidad.

No os preocupéis si tenéis el síndrome postvacacional. A mí también me pasa. Quedan muy lejos las próximas vacaciones, días de estar 24 horas todos juntos durante tantos días…

A veces puede asomar un poco de depre, discusiones entre papá y mamá, los adolescentes que todo el momento ponen en tela de juicio las normas de casa, ajustarse al horario, discusiones entre las chicas de si me has cogido este pantalón o esta blusa…

Hemos estado una semana adaptándonos a volver a vivir entre cuatro paredes. Hemos hecho mucho orden sacando lo que nos queda pequeño o ropa que no hemos usado en mucho tiempo, ordenando el armario de juguetes, tirando a la basura lo roto… A mí el orden de los zapatos cada vez me cuesta más. Mis hijos calzan un pie muy grande y he de buscar sitios donde ponerlos.

Con la ropa que no usamos hemos hecho bolsas y las hemos llevado a Caritas. En casa siempre hay alguno a quien le cuesta desprenderse de sus “tesoros”, pero los hermanos se ayudan unos a otros a ser generosos.

Mamá es quien abre la puerta cuando llegan del cole. Vienen con muchas ganas de contar qué les ha pasado hoy. Siempre me dan un beso (hay alguno a quien se le olvida), van al baño, se limpian los zapatos (y sus ennegrecidas manos) y después meriendan. En ese momento nos sentamos los que están en casa y cada uno cuenta sus historias.

Estudiando
Haciendo los deberes. Cuando los pequeños tienen dudas siempre pueden preguntar a sus hermanos mayores.

Seguidamente a hacer los deberes del colegio. Cada uno siempre en el mismo sitio, así no pierden tiempo decidiendo dónde van a estudiar y se acostumbran al lugar: unos estudian en su habitación, otros en la mesa de la cocina, otros en la mesa del ordenador (con el ordenador apagado, claro)… Los dos peques, Lolita y Rafa, están en la mesa del comedor conmigo. Tienen que desarrollar el hábito de estudiar solos, pero son pequeños y me pongo con ellos para ayudarles. Los demás ya lo tienen cogido, por lo que se ponen en su sitio ellos solos. Bueno, cuando se despistan les digo algo como “ánimo chicos a darlo todo en ese estudio”. Es importante que la mesa este limpia de cosas que les pueda distraer: pequeños juguetes, maquinillas, el periódico de deportes… y preferiblemente sin música de fondo. Todos somos un equipo y ayudamos a que haya ese ambiente de estudio en casa.

Está claro que la tele no se ve entre semana, excepto si hay algún partido de fútbol (la Champions es la Champions, como dicen mis hijos). Cuando acaban los deberes y el estudio, leen un poco y luego tiempo libre hasta cenar. Pueden bajar a la calle a jugar con los vecinos o, si no hace buen tiempo, sacar los juegos de mesa: puzles, legos, Catán, Monopoly…

¡Mucho ánimo con la vuelta al cole!

 

Anuncios

7 comentarios sobre “La vuelta al cole y el síndrome postvacacional

Agrega el tuyo

  1. Olé, ole y ole. Gracias Rosa por estas lecciones de naturalidad educativa y buen ambiente familiar.
    Desde Galicia, un gran saludote a la familia Postigo Pich.

    Me gusta

  2. Así se hacía en casa, yo les dejaba ver los dibujos animados mientras merendaban… luego a estudiar. Baño, cena y a dormir.
    Una rutina q es muy buena.
    Animo para este nuevo curso

    Me gusta

  3. Gracias siempre por compartir tu sabiduría. No siempre comentó pero siempre paro lo que estoy haciendo para leer un nuevo post tuyo. Eres una bendición De Dios, gracias por darte a los demás y a tu familia sobre todo. Besos

    Me gusta

  4. Magníficamente bien organizado como siempre. Y con esos niños obedientes, responsables y centrados.
    Me ha gustado mucho ver cómo en lugar de reñir cuando se distraen, los animas a que estudien! Eres positiva y alegre!!
    Gracias por compartir. Me encanta leerte!

    Me gusta

  5. Buenos dias Rosa

    Mi nombre es Antonia, profesora de secundaria, vivo en Sevilla. Os descubri este verano por casualidad en las redes. Eres un ejemplo como madre, mujer y trabajadora, muchas gracias por enseñarnos tanto, no hay palabras. Me alegro de que Lolita este bien, he rezado x ella. Un saludo y gracias. Postadata; Recomiendo tu libro a mis amigas madres, yo no lo soy. ________________________________

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Familiarmente

Ser y vivir en clave de familia

Rosa妳的秘訣是什麼?

如何能幸福的擁有1、2、3個......孩子

Rosa, What's Your Secret?

Raising a Large Family with Love

A %d blogueros les gusta esto: